Una de las consecuencias más duras de la crisis económica se encuentra en los numerosos casos de personas que se han visto obligadas a marchar al quedarse sin trabajo. En muchas ocasiones, familias enteras que traían tiempos en Andorra han tenido que recoger sus pertenencias para volver a su país de origen.
Esta situación la conocen de bien cerca los trabajadores de las empresas especializadas en mudanzas internacionales, que han detectado los últimos años un incremento de los encargos para traer muebles y otros enseres al extranjero, un tipo de petición que está creciendo apenas cuando los transportes internos han sufrido una disminución sensible.

Así lo explica el gerente de demudanzas, que pone de relieve que, a su entender, sitúa en 2010 como el más dramático en este sentido. Fue durante este ejercicio cuando recibieron más encargos para traer mobiliario y otros enseres hacia el extranjero. Los tiene incluso contados: 35 viajes hacia España y 12 más hacia Portugal, unas cifras que el responsable de la compañía no recordaba desde que empezó el proyecto empresarial.
“Ahora se ha calmado un poco”, apunta el gerente de la compañía cuando se le pregunta por cómo ha evolucionado la situación los últimos meses. A pesar de esto, advierte que la llegada del verano puede volver a disparar los regresos puesto que “es un trabajo que se acostumbra a concentrar mucho en las épocas festivas”.

mudanza internacionales

Momentos muy tristes
A la hora de hacer un perfil de las familias, Ribeiro tampoco tiene muchas dudas y señala específicamente un sector: la construcción. “Muchos de los encargos son de gente que trabajaba en obras o en trabajos relacionados”, apunta el gerente de la compañía, que pone de relieve que en la mayoría de ocasiones la decisión de dejar el país es realmente dramática. “Soy comercial y me gusta hablar con la gente. Te explican su historia y hay quién marcha con mucha tristeza y porque, realmente, no tiene ningún más remedio”, explica, para después poner de relieve que en Andorra, “es muy difícil resistir si te has quedado sin salario, sobre todo si además tienes hijos”.

Los comentarios de Ribeiro son muchos similares a los que hace la responsable de otra casa del país especializada en mudanzas. Jill Hancock y su marido gestionan Casa Servicios y también tiene claro que “hay más familias que marchan ahora que hace unos años”. De hecho, incluso puntualiza que la situación de algunas es tan extrema que “incluso tienen que dejar sus cosas porque no pueden pagar el transporte”.

Marchar, a pesar de no tener nada
Desde Centrales de Servicios Albacete también se ha detectado esta situación. En su caso, y según explicaron al Diario, “se ha notado bastante desde principios de año” y puntualizan que “hay más demanda para trasladar cosas pequeñas que no mobiliario”. Tal como también apuntaba Ribeiro, la sensación que se tiene a la empresa es que la situación puede volver a vivir un momento álgido un golpe se inicie el verano. “Mucha gente marcha porque prefieren volver al país de origen a pesar de que tampoco tendrán trabajo allá”, apuntaban los responsables de esta compañía de mudanzas.
Sus empleados también han detectado que, a pesar de que los parados procedentes de la construcción son mayoritarios entre los que se dirigen a la empresa para pedir información sobre qué puede ser el coste de transportar sus pertenencias de regreso al país de origen, también hay gente provenientes otros sectores. Otra coincidencia con el resto de negocios se encuentra a la hora de revelar hacia donde se envía el material, España y Portugal, y en el deseo que en el futuro no muy cercano los viajes sean en sentido contrario.

TRASLADOS POR CUENTA PROPIA PARA ABARATAR Al MÁXIMO LOS CAMBIOS DE PISO

La complicada situación económica también ha dejado sentir sus efectos en las empresas de mudanzas internacionales. Especialmente, las complicaciones se han detectado en un descenso de la actividad en cuanto a los traslados internos, en el caso de gente que decide cambiar de vivienda. Cómo ponne de relieve, se ha vivido una situación que él califica de “natural”: Muchas personas deciden intentar hacer los transporte de muebles y enseres por el suyos propios medios y, de esta forma, ahorrarse el coste que puede tener la contratación de profesionales.
“Está claro que se busca el que salga más económico y, por poco que se lo puedan hacer sólo, lo hacen, alquilando los vehículos o pidiendo la ayuda a sus amigos y familiares”, comenta el gerente de demudanzas que, a pesar de esta situación, indica que “continuamos trabajando en buen ritmo”, a pesar de apuntar que “hay quién nos encarga sólo mover los muebles grandes y todo el que es pequeño lo trae él”.
Desde Centrales servicios Albacete, Jill Hancock también admite que hace tiempos que han detectado que “todo el que sea mudanza interna ha bajado de una forma considerable” puesto que “el que opta para cambiarse de piso, lo intenta hacer de la forma más trueque posible y con la ayuda de los amigos”.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]