¿Vas a acudir a tu primer masaje? Seguro que será una experiencia que te encantará. Pero ¿quieres saber algunos consejos para disfrutar de tus masajes en Barcelona, Madrid, Valencia o cualquier otra ciudad?

¿Qué tan limpio debo estar?

Ducharse ese día es preferible

Esto no es solo porque es más cómodo para el terapeuta. Cuando tu piel esté limpia, absorberá mejor las lociones y aceites utilizados durante el masaje.

¿Debo afeitarme las piernas de antemano?

No afeitarse está bien

El pelo no es problema para el masajista, así que no es algo de lo que debas preocuparte.

¿Qué tipo de información debo compartir con mi terapeuta de masaje antes de que comience mi masaje?

Para aprovechar al máximo tu masaje, sé lo más específico posible con tu historial de salud. Definitivamente explica a tu terapeuta acerca de cualquier enfermedad o problema importante que tengas en ese momento. La información sobre tus actividades diarias también puede ser útil; por ejemplo, ¿eres un corredor ávido? ¿Viajas a menudo por trabajo? Cuanto más sepa tu terapeuta, mejor podrá personalizar tu experiencia.

¿Debo estar totalmente desnudo?

Dependerá del centro de masajes, aunque si no quieres quedarte completamente desnudo, seguro que te permiten vestir tu ropa interior, o bien, cubrirte con una toalla. No temas a la hora de confesar tus incomodidades para que puedas disfrutar al máximo del tratamiento.

¿Debo hablar o quedarme callado?

Lo que prefieras. Hay personas que sólo consiguen relajarse de verdad en el completo silencio, mientras que otras, buscan un rato placentero y ameno, en el que incluyen una ligera charla con su masajista.

¿Cómo le digo que no me gusta lo que está haciendo?

Díselo con educación pero con claridad. El terapeuta debe ser consciente de que una técnica concreta no funciona contigo. Y eso no es un insulto para su labor; sencillamente, cada cuerpo es distinto, y lo que a una persona le va de maravilla, a ti podría no hacerte ningún bien.

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]