El Paseo de Gracia es una de las avenidas más amplias, conocidas y turísticas de Barcelona. Su espectacular desarrollo la ha convertido en una vía que no tiene nada que envidiar a otras famosas avenidas de cualquier capital del mundo y en ella se aúnan conceptos como historia, arquitectura, negocio, ocio y compras, porque la verdad es que, en el Paseo de Gracia – y sus calles aledañas- se puede encontrar absolutamente de todo.

Una de las características que convierten al Paseo de gracia en una calle única es su elegancia y es de las pocas que pueden presumir de poseer edificios que están catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como son los edificios modernistas del arquitecto Josep Puig i Cadafalch -como la casa Amatller-, Lluís Domènech i Montaner –el arquitecto del Palau de la Música, que construyó en este Paseo la Casa Lleó Morera – y sobre todo los proyectados por el internacionalmente reconocido Antoni Gaudí, como la Pedrera y la Casa Batlló, dos de sus construcciones más famosas, junto, claro está, con la catedral modernista de la Sagrada Familia.

El Modernismo supuso para Barcelona el reflejo del momento dulce que vivía la ciudad a finales del siglo XIX; una ciudad viva y en expansión, tanto económica como cultural, que estaba en el punto de mira de Europa y que con la celebración de la Exposición Universal de 1888, se convirtió en ejemplo y referente. La arquitectura modernista se adaptó a este sentir como anillo al dedo, convirtiéndose en la plasmación de la prosperidad de la burguesía de la época, una arquitectura rica en ornamentos y visualmente muy atractiva que hoy en día es una expresión artística única apreciada en todo el planeta y cuyo máximo exponente se encuentra en Barcelona.

hotel casa fuster

Los edificios modernistas del Paseo de Gracia se encuentran en perfecto estado de conservación. La mayoría son residencias privadas, aunque hay algunos que se pueden visitar e incluso hay alguno que se ha reconvertido en hotel, brindando al visitante la oportunidad única y excepcional de alojarse en uno de estos maravillosos edificios. Este es el caso del Hotel Casa Fuster, un hotel con categoría de cinco estrellas y designado como “Hotel Gran Lujo Monumento”, ubicado en el edificio que le da nombre, obra de Lluís Domenech i Montaner.

El Hotel Casa Fuster es más que un simple alojamiento, es un punto de reunión de lujo para artistas, intelectuales y hombres de negocios, que encuentran en él un lugar singular y original para su descanso o reuniones. Su elegancia y lujo son legendarios, así como su terraza superior con piscina, un espacio único para el bienestar, con unas vistas excepcionales sobre el paisaje urbano de la ciudad condal, desde el Tibidabo al mar Mediterráneo. Casa Fuster pertenece a la cadena Hoteles Center y es uno de los cinco exclusivos alojamientos integrados en The Leading Hotels of the World, la máxima expresión de confort y lujo en alojamientos.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]