En Ibiza la diversión no se detiene. En sus discotecas de fama mundial pinchan DJs como David Guetta, Luciano y Sven Väth, por lo que no es extraño que esta isla de apenas 571 km² se haya convertido en la meca de los juerguistas. Sin embargo, Ibiza también atesora cafés de aires bohemios donde relajarse, calas de encanto íntimo donde tomar el sol y ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. ¡Compra los billetes de avión, alquila una villa y deja que esta isla te sorprenda!

ibiza
Foto: https://www.flickr.com/photos/ayoltderoos/5994134204/

Diversión, relax y autenticidad: Las diferentes facetas ibicencas

  1. Diviértete en Space. Si te gusta la música electrónica, Space es el sitio perfecto. Con una andadura de más de dos décadas, esta discoteca no solo se ha convertido en uno de los símbolos de la noche ibicenca sino que también es una de las más famosas del mundo. Y no es para menos porque tiene cinco áreas diferentes con capacidad para miles de personas.
  2. Recorre las murallas de Dalt Vila. La muralla de origen renacentista que protege el barrio de Dalt Vila es una parada obligatoria para cualquier visitante. Esta estructura, con muros de más de 25 metros de altura, está flanqueada por siete baluartes desde los que se custodiaba la isla de los ataques piratas. A lo largo del trayecto podrás apreciar magníficas vistas hacia la zona del puerto y Formentera, aunque el mejor momento para visitar las murallas es por la noche, cuando las luces le confieren un toque aún más sugestivo.
  3. Explora la Cueva de Can Marçà. Esta cueva se esconde en la zona norte de Ibiza, dentro de un acantilado del Port de Sant Miquel. De hecho, se trata de uno de los destinos turísticos más visitados de la isla. Aprovecha el recorrido por los acantilados para disfrutar de vistas que quitan el aliento y después, adéntrate en un ambiente único conformado por estalactitas y estalagmitas que han sido moldeadas pacientemente a lo largo de más de 100.000.
  4. Ve de compras por el Mercadillo de Es Canar. Se trata de un mercadillo muy especial, y uno de los más importantes de Ibiza. Su origen se remonta a los años ’70, y continúa manteniendo esos aires hippies que recorrían la isla por aquel entonces. Hay más de 400 puestos de venta en los que podrás encontrar objetos artesanales de plata y piel, piezas de bisutería y artículos de decoración.
  5. Toma el sol en Cala Conta. Se trata de una de las calas más conocidas de Ibiza, por lo que encontrar un espacio libre en verano suele ser complicado. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena por su agua de un intenso color turquesa y su arena fina. Formada por dos entrantes situados frente a varios islotes, esta cala ofrece una imagen digna de tarjeta postal.
  6. Apúntate a la Fiesta de los Tambores de Benirràs. Solo se celebra los domingos en la tarde, durante el verano, pero es una de las actividades más auténticas que podrás encontrar en Ibiza, una reminiscencia de los hippies que una vez ‘colonizaron’ la isla. A orillas de la playa podrás disfrutar de una puesta de sol única, mientras escuchas el sonido de los tambores. Y si te animas, incluso puedes tocar uno.
  7. Toma un baño de barro en Cala Xarraca. Esta cala es famosa entre los amantes del buceo debido a sus aguas cristalinas y porque está protegida de las corrientes. Sin embargo, también es un sitio perfecto para darse un baño de barro natural, que te dejará la piel más tersa y te ayudará a aliviar las tensiones.
Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]