Masaje lingam en Barcelona, masaje yoni en Madrid, masajes tántricos… Seguro que, a día de hoy, estas palabras ya te suenan. Pero ¿sabes en qué consiste este tipo de masaje?

El Yoni se refiere al órgano sexual femenino y Lingam al órgano sexual masculino. Masajear las zonas más “sagradas” para nuestro cuerpo, según el Tantra, puede ser inquietante para la mayoría de los occidentales, pero es una excelente forma de aprender el masaje y cómo complacer a tu pareja al mismo tiempo.

Comprar un buen libro con fotos e ilustraciones también es un gran comienzo, ya que te ayudará a dominar los diferentes métodos, así como a aprender diferentes ritmos y técnicas de respiración. Sin embargo, un buen libro de masajes tántricos debe considerar todos los aspectos de las prácticas y cubrir desde los principios detrás de las técnicas de relajación hasta la preparación adecuada. Alquilar o comprar un DVD también es una excelente manera de mejorar tus habilidades, ya que siempre puedes volver a las técnicas que aún no dominas y practicarlas repetidamente.

Inscribirte en varias clases también es una forma excelente, y probablemente la más rápida, de aprender el masaje Tantra: estas clases se ofrecen en la mayoría de las grandes ciudades y, a menudo, se ofrecen a grupos o parejas. Los instructores experimentados te ayudarán a comprender y explorar tu sexualidad y la de tu pareja, así como el masaje Tantra y cómo dar y recibir uno. Con frecuencia, se realizan talleres especiales para mujeres o parejas del mismo sexo y pueden incorporar otros elementos como la terapia sexual y la educación sexual.

¿Por qué es importante aprender el masaje Tantra?

Millones de personas viven sus vidas y están contentss con sus logros en el ámbito de la intimidad y el sexo, a pesar de que nunca han oído hablar del Tantra. Sin embargo, aprender a dar y recibir correctamente el masaje Tantra es un conocimiento inestimable y es probable que te haga un mejor amante y compañero, y que mejore en gran medida tu calidad de vida. Esto es especialmente válido para la gran mayoría de nosotros, que vivimos vidas muy estresantes y ocupadas y casi nunca nos tomamos el tiempo para relajarnos.

 

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]