Hoy no hablamos de una película ni de un libro concreto sino que hablamos de algo así como todo un movimiento, toda una tendencia que recorre varios campos y que podríamos llamar ¿“pasión por lo antiguo”? Algo así.

 

Porque está claro que hoy en día vivimos un momento de vuelta al ayer en día, a una cantidad de cosas que se hacían antes y por las que parece que hemos recuperado el gusto. ¿Como qué? Pues como hacer media. Incluso hay chavales jóvenes que se llevan las agujas y la lana y aprovechan sus trayectos en metro para tejer. Por ejemplo. Pero hay más. Las tiendas de objetos viejos (sin que sean antigüedades) proliferan en grandes ciudades como Barcelona o Madrid y todo lo vintage y retro está más de moda que nunca. ¿Tienes un reloj dorado de los años mozos de tu padre? Pues póntelo porque eso junto a llevar bigote es de lo más moderno que hay.

 

Y aunque hablamos en términos de “modernidad” o de “tendencia”, realmente lo que triunfa es esa mirada nostálgica al pasado. Porque los seres humanos somos de tener morriña y un poco de ser rebeldes y romper con los cánones… igual por eso el espíritu rebelde de Marty McFly triunfa tanto. Igual por eso las maquinas recreativas Madrid no se ven sólo en los bares (donde son un clásico) sino que proliferan los salones de recreativos a los años noventa. Vamos, que le tenemos un poco de nostalgia a todo lo que hacíamos hace unos cuantos años…

http://www.rex-arcade.com/

 

¿Más indicativos de esa pasión por el pasado? Pues sólo hay que pasarse por locales como el Polaroid del barrio gótico barcelonés. VHS pueblan las paredes y la música que suena no es para nada (ni remotamente) la de los 40 Principales. Back to the past, my friend!

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]