Cuando era pequeño, vi a muchos niños y niñas reírse de quienes llevaban ortodoncia con 12 ó 14 años. Se reían de lo mucho que le costaba hablar al principio, o del sonido de sorber saliva que hacían cada pocos segundos. Pero, claro está, eran otros tiempos.

 

Lo cierto es que nunca debería haber sido un problema llevar ortodoncia en Barcelona o en cualquier otra parte del mundo. Y, de hecho, pese a la crueldad de los compañeros, hoy esos niños y niñas que tuvieron que llevar los clásicos “aparatos” gozan de numerosas ventajas que este tratamiento garantiza a sus pacientes:

 

Mejora la posición, la función y la estética de los dientes

Obviamente, se trata del beneficio que más se deja notar. En pocas palabras, una sonrisa de anuncio.

 

El hueso y las encías se ven más saludables

Esto, sobre todo, lo verán los futuros dentistas a los que visites. La oclusión y posición correcta de los dientes lleva tanto al hueso como a las encías a gozar de mayor salud. Y esto se deja ver.

 

Mejora la higiene bucal

Ya que obliga a su portador a tener que mantener una higiene muy minuciosa para evitar infecciones. Asimismo, el alineamiento correcto de las piezas dentales facilita la higiene bucal y la limpieza de la cavidad bucal al completo.

 

Contribuye a una mejor digestión

Una mala oclusión puede hacer que no mastiques la comida de la manera correcta, por lo que el estómago tiene que trabajar más para deshacerla. Así, si puedes masticar apropiadamente, la deglución y la digestión de los alimentos será más fluida.

 

Disminuye el riesgo de desgaste dental

Gracias a la corrección de la mordida, se evitan desgastes innecesarios de piezas dentales que, además, pueden llevar a la pérdida de estas piezas.

 

Puede mejorar el habla y la pronunciación

Dado que habrás estado exagerando la pronunciación para poder hablar correctamente con el impedimento de los aparatos, esto te acostumbrará a que marques bien cada sílaba, lo que mejorará en gran medida tu vocalización y pronunciación.

 

La verdad es que estas ventajas me parecen más que suficientes para llevar una ortodoncia.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]