El scrapbooking o los sellos de caucho son en realidad tan antiguo como la invención de la impresión, pero se ha extendido y popularizado con especial fuerza en los últimos años, en especial entre el público femenino. Scrapbooking es el término inglés para designar un libro de recortes, es decir, el método de conservar recuerdos e historias personales o familiares a través de la personalización y decoración de álbumes de fotografía u otros medios de comunicación impresos.

Tan sólo en Estados Unidos, donde nació esta afición, se calcula que cuenta ya con más de 25 millones de aficionados, a los que cada día hay que sumar nuevos adeptos. La introducción del scrapbooking en Europa es más reciente, pero también se ha implantado con tanta fuerza que proliferan los talleres, cursos y foros dedicados a esta nueva forma de poner en práctica las habilidades manuales. De hecho, es una excelente forma de evasión y relajación mientras se producen objetos que, a menudo, podrán servir de regalo a seres queridos.

Esta nueva moda ha hecho proliferar muchas empresas especializadas en la producción de accesorios de Scrapbooking, como papeles de colores y entramados, plantillas con formas diversas, pegatinas, sellos de caucho personalizados, palabras de goma, y muchos más.

 

Técnicas más populares

Las técnicas del scrapbooking son tan diversas como la imaginación y la curiosidad de sus aficionados. Incluyen procesos creativos de distinta dificultad que van desde los recortes con formas hasta el collage, la estampación con sellos especiales, la costura o la inclusión de adornos variados como pegatinas, botones, cintas, papeles especial, piedras, flores secas, etc. Otros procedimientos más complejos son la texturización o creación de composiciones de mosaicos, espirales o figuras geométricas a partir de diversas fotografías, que han de ser siempre las protagonistas del resultado final por más adornos que se añadan.

Los scrapbookers  o scrapers (nombre que reciben los aficionados a este pasatiempos) aplican sus habilidades no sólo en sus álbumes de fotos personales, sino también en cartas, poemas invitaciones o cualquier oportunidad de generar un documento físico adornable o con cierto componente emotivo o sentimental.

 

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]