Mayoritariamente se atribuye el invento de la imprenta a Johannes Gutenberg, a pesar de que muchas personas y pueblos pretenden ser los auténticos inventores de la imprenta. Muchos historiadores de la comunicación, como Raymond Williams, señalan que la imprenta fue resultado de un lento proceso histórico.

Antecedentes y nacimiento en el Siglo XV. de imprenta

La imprenta, a pesar de ser una creación del Renacimiento europeo, cuajó después de un lento proceso. Los antecedentes se sitúan al Extremo Oriente, concretamente en China y Corea. Las primeras reproducciones de escritura y signos, con uso de sellos y cilindros de estampación encima de arcilla, se dieron en el país de Sumeria. La idea de hacer caracteres individuales y colocarlos uno junto al otro para formar un texto se produjo alrededor del siglo X, por parte del chino Shen, mediante letras de barro cocido. En el siglo XIII, los uigurs, un pueblo turco, ya utilizaba letras hechas de madera que entintaban. En el siglo XV, los coreanos empezaron a utilizar el cobre.

El papel se introdujo en Europa de la mano de los árabes a través de las penínsulas ibérica e itálica desde los siglos VIII e IX. En el siglo XIV surgió la idea de reproducir imágenes en papel, primero mediante la madera y después perfeccionados con cocer. Así se comenzaron a elaborar naipes, estampas religiosas, libretas de devoción, etc.

En Europa, la imprenta sería la gran protagonista a los movimientos intelectuales, literarios, económicos, tecnológicos y políticos que se anticiparon al Renacimiento. A principios de siglo XV se produjo en Alemania un periodo de crecimiento económico. Se desarrolló una cultura urbana, con contactos con Italia y el norte de Europa. En este contexto, el holandés Laurens Janszoon Coster inicia el uso de caracteres móviles de metal al primer tercio del siglo XV. En Lyon, en 1444 Procope Waldfoghel establece una imprenta con caracteres de estanque y hierro que forman alfabetos latinos y hebreos. Sin embargo, la figura principal fue Gutenberg, que asienta las bases de una tipografía perfecta y definitiva entre los años 1440 y 1450, primero en Estrasburgo y después en Maguncia. La utilización de tipografías metálicas supuso un gran adelanto, puesto que dio resistencia y precisión a los tipos, dando belleza a los impresos y carácter industrial a la empresa artesana. Simultáneamente, la imposición de formas a la platina permitió a los tórculos multiplicar la carencia de ejemplares. La nueva técnica de imprimir con el tipo móvil de Gutenberg se entendió con mucha rapidez por toda Europa. Prueba de esto es que en 1474 se imprimió en el País Valenciano el libro Las obras o encuentras los escritos las cuales tratan de labores de la sagrada Virgen Maria.

taller imprenta

Periodo artesanal en los siglos XVI, XVII y XVIII

La estructura del oficio de la imprenta y los métodos que utilizaba fueron prácticamente los mismos durante los cuatro siglos posteriores a su nacimiento. En una impresión de Lyon de 1500 se nos muestra la “caja” del impresor, donde las casillas son de diferente medida según la frecuencia en la que se utilizan las distintas letras. La forma en que el artesano pone las letras en el “composador” es igual a como ha hecho hasta la actualidad. La prensa era toda de madera a excepción de los ajustes, que eran de hierro. Dos pies sobre una base sólida soportaban una viga transversal maciza a través de la cual pasaba la rosca de madera. La rosca se giraba con una barra para bajar la pesada platina, presionando así la hoja de papel blanco sobre la “forma” que contendía la tinta. A parte del movimiento en vertical, una acción horizontal permitía que el carro que sostenía el molde se desplazara adelante para poder retirarlo. Para evitar que se desplazara cada vez que se tensaba la rosca, la prensa quedaba fija por unas vigas de madera fijadas a las vigas del techo. Poco a poco, desde finales del siglo XVIII esta tecnología básica empezó a ser mejorada. Hay que decir que esta máquina simple y pelmaza que estaba preparada para trabajar catorce horas en el día, alcanzo un rendimiento muy alto. Por ejemplo, se calcula que hacia 1650 los impresores de Francia produjeron de 2500 a 3000 impresiones por día de trabajo. En estos tiempos, los carteles y folletos constituyeron, además de los libros, una gran parte del negocio del impresor.

La tecnología de producción en masa a los siglos XIX y XX

Gracias a la Revolución Industrial fue posible entrar en una nueva etapa. Esta nueva etapa que empieza en el siglo XIX permitió que todas las personas en Europa y en los Estados Unidos tuvieron acceso a la prensa escrita. Los primeros intentos con éxito de utilizar papel continuo fueron realizados por Louis-Nicolas Robert, trabajador de una fábrica de papel de Essones, a finales del siglo XVIII. A partir de hechos como este, la producción subió considerablemente y la tecnología empezó a dar cabida a la elevada demanda de las imprentas. Es en este momento de la historia cuando se desarrolló el periodismo de masas.

La era electrónica de la imprenta

Los nuevos sistemas y estructuras nunca borran por completo los anteriores sino que se superponen. Así, las nuevas técnicas de almacenamiento y recuperación de información han necesitado de los medios de impresión en este campo. La misma revolución audiovisual se ha presenciado por medio de una lluvia de material de promoción impresa. A pesar de todo, han cambios que han afectado al libro. Por ejemplo, hay una variedad de métodos más fáciles y económicos (como el caso de imprentaonline.net) de reproducción como la fotocopia o la litografía. Además, la sobrecarga de información que lleva la era electrónica afecta al pensamiento ordenado, que el libro convencional representa. Por otro lado ofrece una información más abierta, y muy a menudo de carácter más especializado.

Via Bruneau

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]