España y Andalucía experimentaron hace unos años uno de los hitos culturales más importantes de la historia moderna. En Kenia, noviembre del 2010, la UNESCO decidió por unanimidad reconocer al flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La noticia dio como resultado una gran ola de emoción para los fanáticos del flamenco en todo el mundo, ya que la solicitud original fue rechazada hacía cinco años.

Un portavoz flamenco que estuvo presente en Kenia comentó: “Se tardaron quinientos años, pero finalmente el flamenco ha recibido el reconocimiento que merece”.

Pero ¿qué significa este reconocimiento para la música flamenca y el baile flamenco?

Para responder a esta pregunta es importante considerar la historia de la danza y cómo ha evolucionado. El flamenco comenzó como la danza de ciertas minorías en el 1500 en Andalucía, con los bailarines originales de flamenco. Viviendo en las sombras, el flamenco era el único camino para que estas personas expresaran sus sentimientos de dolor, tristeza, ira y pasión. El flamenco era su alma y era una forma de canalizar su creatividad. Pero no se hizo público hasta 350 años después y no ganó popularidad hasta los últimos años.

Sin embargo, aunque el flamenco hoy es más popular que nunca, todavía no recibe la atención que realmente merece. Sí es cierto que es posible encontrar algún que otro restaurante con flamenco en Barcelona, Madrid y otras ciudades, incluso, del extranjero, pero todavía falta mucho por recorrer.

Los festivales más grandes atraen la cobertura limitada de los medios y hay muy pocos patrocinadores importantes, porque el arte todavía no se considera como “mainstream”, como ocurre con otros bailes más populares. Aparte de España, Japón y muy pocos otros países, hay un pequeño número de escuelas que enseñan exclusivamente flamenco. En la mayoría de los países, se enseña junto a bailes principalmente de ballet o latinos. Las guitarras flamencas de calidad y las prendas de baile, como zapatos flamencos, vestidos de flamenca, faldas flamencas, castañuelas y todos los accesorios flamencos, están disponibles a través de las pocas tiendas online especializadas. Las tiendas físicas en la mayoría de los países fuera de España tienden a ofrecer productos caros.

¡Por eso este reconocimiento fue tan importante!

Varios meses después de que se hiciera público, se publicaron innumerables artículos, apareció más música flamenca en los hogares, las tiendas de flamenco online vivieron un aumento de la actividad y las escuelas de flamenco de todo el mundo empezaron a recibir más estudiantes a pesar de la crisis económica mundial.

Y la situación del flamenco no hace más que mejorar, por lo que nos queda esperar qué nos queda por ver.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]