Lo vemos en películas, en series y es posible que también en la vida real: un par de zapatos atados entre ellos por los cordones y  colgados de los cables eléctricos. Aunque es algo que actualmente se puede ver en ciudades de todo el mundo, es una costumbre que según señalan la mayoría de las fuentes se denomina “shoe tossing” (zapatos colgantes) y se originó en los barrios marginales de las grandes ciudades de Estados Unidos.

El significado del hecho de colgar calzado, habitualmente zapatillas deportivas, de los cables del tendido eléctrico, no está tan claro. Son muchas las teorías, que a continuación resumimos para que cada uno pueda elegir la explicación que prefiera.

El “shoe tossing” está relacionado con pandillas o bandas callejeras y actividades delictivas. Los cables son un lugar visible pero no evidente para dejar una marca, porque aunque un par de zapatillas colgadas de un cable no pasan desapercibidas, la gente no suele caminar mirando el tendido eléctrico. Es una forma de marcar el territorio de las pandillas, indicar que cerca se vende droga o que hay una vivienda con pertenencias de valor (es decir, que puede ser o será objetivo de robo), avisar de que ha habido algún tiroteo policial…

cables

Pero más allá de todos esos avisos, las zapatillas en los cables pueden ser también una muestra de celebración y alegría. Del mismo modo que los graduados y licenciados estadounidenses lanzan al cielo su birrete, algunos lo hacen con las zapatillas, que dejan colgadas en los cables como marca o recuerdo de un momento importante, ya sea el fin de los estudios, una boda o incluso el fin de una condena penitenciaria. En ese sentido, la moda nacida en Estados Unidos se une a la de España, donde a mediados de los años noventa nació la moda de colgar las botas militares en cualquier cable que encontraran delante de los cuarteles al terminar el servicio militar.

Y tú, ¿cuál crees que es el significado del “shoe tossing”?

 

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]