cirugia estética blefaroplastia

En el mundo de hoy, nos guste o no, la apariencia es importante. Una apariencia insatisfactoria puede tener consecuencias graves en la vida cotidiana de una persona, como contribuir a una baja autoestima que lleve, junto a otros factores, a una depresión, por ejemplo. Por todo esto, las personas se someten a cirugías que cambien su aspecto, desde blefaroplastia hasta aumento o reducción de pechos.

Los principales factores que tienen un impacto sobre la apariencia son la herencia y el envejecimiento. Las características de cada persona son diferentes, y en algunos casos estas características son una fuente de problemas para la persona. Las características faciales no son lo único afectado por la herencia. Si bien la mayoría de las personas puede tener la idea de que la forma del cuerpo se puede controlar en gran medida a través de la dieta y el ejercicio, el hecho es que algunas personas acumulan más grasa en algunas áreas que otras. Esto significa que, incluso con una dieta saludable y un ejercicio exhaustivo y específico, la mayoría tiene dificultades para eliminar el exceso de grasa de áreas particulares; los más comunes incluyen el abdomen, los muslos y debajo del mentón. El envejecimiento, naturalmente, es algo que afecta a todos, y el tiempo deja huella en prácticamente todas las áreas del cuerpo.

En muchos casos, la cirugía estética es la única forma de abordar estos problemas de manera efectiva. Afortunadamente, el progreso de las tecnologías y las técnicas significa que la cirugía estética es en realidad una forma aconsejable de solucionarlos. Prácticamente todos los problemas estéticos se pueden solucionar mediante cirugía estética.

La cirugía estética no es tan nueva como pueda parecer. Se desarrolló por primera vez en India alrededor del 2000 a.C. La cirugía con fines estéticos cruzó un umbral importante en términos de popularidad con el desarrollo de la industria cinematográfica de Hollywood; como hoy, muchos actores y actrices de cine lograron sus características “esculpidas” al menos en parte a través de la cirugía estética. Ahora, se practican una amplia variedad de procedimientos en todo el mundo, y su precio varía de muy caro a relativamente asequible, por lo que millones de personas han podido someterse a cirugía estética en los últimos años.

Las personas de entre 35 y 50 años son más propensas a buscar cirugía estética; esto muestra que el envejecimiento es el factor más importante que nos hace interesarnos por este tipo de procedimientos, tal vez porque la genética o las características presentes desde el nacimiento generalmente se atienden a una edad más temprana. Más del 70% de las personas declaran que no les da vergüenza decir que han recibido cirugía estética, lo que indica que es una práctica socialmente aceptada.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]