Las máquinas tragamonedas o tragaperras (o también las famosas máquinas recreativas en Madrid o en cualquier ciudad española) son un elemento frecuente en nuestra cultura popular, presente en muchos bares y en todas las salas de juegos. Sin embargo, no todos conocemos su funcionamiento. Por si alguna vez te apetece probar suerte o visitar algún casino, a continuación te aclaramos en qué consisten.

Después de muchas décadas de funcionamiento automático a través del uso una palanca, hoy en día las máquinas tragaperras son electrónicas y funcionan a partir de un sistema llamado RNG (Random Number Generator), que genera la combinación de números que dará lugar a la posición concreta de los símbolos de las ruletas. Al accionar la máquina, los carretes empiezan a hacer girar los símbolos en ellos representados y el sistema RNG selecciona tres números entre el 1 y el 64, cada uno de los cuales corresponde a una posición en cada uno de los carretes.

Existen algunos mitos y leyendas urbanas acerca de estas máquina, como que “se calientan” o “se enfrían” según lo cerca o lejos que estén del premio, como si estuviesen programadas para dar premio cada determinado número de partidas. Pero esta creencia es un error, ya que es un mecanismo totalmente aleatorio y la probabilidad de premio es la misma en cada ocasión. Por este motivo, no hay que dejarse llevar por el hecho de que la máquina haya dado un premio hace poco o, por el contrario, lleve un largo período sin darlo.

 

Diferencias entre las máquinas de hoy y las de ayer

La introducción de la electrónica en las máquina recreativas produjo varios cambios en su funcionamiento y diseño. Por lo general, aumentó la complejidad del juego, añadiendo pantallas y vídeos, aunque la esencia sigue siendo la misma. Entre otros cambios, también supuso la relegación de la palanca de activación a un papel meramente decorativo, mientras que antes era la encargada de accionar todo el mecanismo.

También se han incorporado nuevas formas de pago en las máquinas: además de las monedas, es posible encontrar máquinas que acepten billetes o incluso tarjetas de crédito, así como las tarjetas de cliente de los casinos.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]