“Alguien me preguntó qué público quería para esta producción y yo contesté que liberal; que piense que el teatro no es sólo entretenimiento, sino un lugar donde también se pueden tratar los temas de actualidad”.

Así sentencia el compositor Charles Wuoriner cuando se le pregunta sobre su recién estrenada ópera en el Teatro Real de Madrid: Brokeback Mountain. Obra que ha saltado de la narrativa a la gran pantalla para finalmente aterrizar sobre el teatro.

‘Brokeback Mountain’ está inspirada en la novela de casi 60 páginas de la escritora Annie Proulx de 1997. La historia no sólo ha conseguido dar un premio Pulitzer a Proulx, sino que ha sido merecedora de 3 Óscar en su adaptación cinematográfica de Ang Lee en 2005 y protagonizada por Heath Ledger: Mejor Director, Mejor Guión y Mejor Banda Sonora.

El drama gira entorno a la historia de amor homosexual de una pareja de cowboys que nace entre las montañas más verdosas y profundas del paisaje norteamericano pero que se verá truncada por la misma realidad que acompaña los hechos. Una historia que no deja de ser actual y que se traslada en el tiempo de 1997 a 2006 y hasta ahora: un amor prohibido entre dos personas del mismo sexo al que las circunstancias vitales no les acompañan.

Tras la negativa de la Ópera de Nueva York, llegan al Teatro Real, muy ilusionados Charles Wuorinen y Gerard Mortier, los que llevan la batuta de esta ópera y que han querido transformarla en uno de los espectáculos musicales que cambie el sentido de entender el teatro de ópera, poniendo en escena grandes cuestiones de la sociedad moderna.

La ópera está dividida en dos actos y el coro y orquesta de esta ‘Brockback’ madrileña son el coro Intermezzo y la Orquesta Sinfónica de Madrid.

Raquel

Raquel

Periodista hasta la médula. Amante de lo que es ya el antiguo Periodismo, el de las máquinas de escribir, combino esta pasión con la de recoger instantáneas. Vomito creatividad en @positivocultura y divago sobre Mkt de contenidos
Raquel
[sc:finalpost]